Agua y cultura

El origen de las aguas y su ciclo en la naturaleza no se aclaran para los sabios europeos sino hasta fines del siglo XVII, cuando Pierre Perrault (retrato) publicó en París el libro fundador de la hidrología científica: "De l'origine des fontaines". Perrault efectuó un balance hidrológico de una cuenca situada en el curso superior del río Sena.

Tiempo después, en 1687, el británico Edmond Halley estimó la evaporación del Mediterráneo, comparando luego esta evaluación con los aportes de los ríos que allí desembocan.
La dificultad mayor para comprender el Ciclo del agua era explicar porqué el nivel de los océanos no se elevaba, a pesar del aporte continuo de los ríos. Habría sido necesario estimar la fuerte cantidad de agua oceánica evaporada por la energía solar; pero esto era imposible ya que las extensiones marinas se suponía que ocupaban sólo una superficie muy reducida en un mundo plano y en forma de disco. Pero este concepto heredado de Tolomeo (90-168 después de Cristo), desapareció poco a poco en el Occidente, sobre todo después de los trabajos de Copérnico (1473-1543) y de Galileo (1564-1642). 

Otra paradoja difícil de resolver para los antiguos se presentaba en Egipto. La crecida del Nilo tenía lugar en plena estación seca y los ribereños no conocían las fuentes del río, descubiertas recién en el siglo XIX por los europeos. Los antiguos egipcios de castas bajas concebían la subida del mar en el río creyendo que el Nilo sólo era un brazo del Mediterráneo.

Finalmente, se planteaban aún otros problemas, pues al cesar las lluvias los ríos seguían corriendo. ¿Cómo eran alimentados? Entre otras hipótesis más sólidas, Aristóteles (384-322 antes de Cristo) consideraba de manera fantasiosa que el flujo de los ríos encontraba en parte su fuente en la condensación del vapor de agua subterránea, producida a su vez por el flujo y la desalinización del agua de mar en el suelo.

La relación entre el agua y los pueblos ha sido (y es) tan estrecha que cientos de ciudades alrededor del mundo reflejan en su nombre esta comunión.
Veamos algunos ejemplos latinoamericanos:
o Agua Dulce (México): Está ubicada en el estado de Veracruz en la llanura del río Tonalá, en la margen izquierda del arroyo Agua Dulce, que constituye el límite con el estado de Tabasco. De clima cálido, posee ricos yacimientos de petróleo descubiertos en 1928. Así, Agua Dulce produce naftas, aceites, grasas, etileno, propano, aromáticos, fertilizantes, azufre, sal, pegamento y productos químicos. La agricultura se centra en los cultivos de maíz, naranja, banana y mango. Sus pobladores crían ganado bovino y porcino principalmente. Su población es de 49 mil habitantes.
o Aguadulce (Panamá): Localidad situada en la provincia de Coclé, en la llanura pantanosa del Pacífico que bordea la bahía de Parita, un entrante del golfo de Panamá. Su economía se basa fundamentalmente en la caña de azúcar, aunque también es importante el cultivo del maíz y del arroz, la ganadería vacuna y el comercio. Su puerto natural es uno de los principales exportadores de azúcar de la región. Su población es de 10.000 habitantes.
o Aguazul (Colombia): Municipio ubicado en el departamento de Casanare, a 30 kilómetros al suroeste de la capital, Yopal. Está situado a 300 metros de altitud, entre el piedemonte de la cordillera Oriental y el inicio de la Orinoquia colombiana. El promedio anual de temperaturas asciende a 27°C. El principal apartado económico es la explotación petrolera (se halla cercano a una de las mayores explotaciones del país, localizada en Cusiana). En extensas sabanas se desarrolla, además, la ganadería y diversos cultivos agrícolas; los principales son arroz, palma africana, plátano y café. Cuenta con varios lugares de interés turístico, como son la formación rocosa de San Miguel de los Farrallones y la laguna de Tinje. Anualmente se celebra el tradicional Festival del Alma Llanera y el Reinado del Arroz. Población: 12.900 habitantes.

Agua en todos los idiomas

Así se dice "agua" en los más difundidos idiomas de la Tierra:

AGUA   IDIOMA
agua   español
aigua   catalán
air   indonesio
amanzi   zulu
apa   rumano
aqua   italiano
áqua   portugués
co   mapuche
djour   armenio
eau   francés
hidros   griego antiguo
î   guaraní
jal   bengalí
madiba   dualla
maille   líbanés
maima   hebreo
mizu   japonés
moai   árabe
mul   coreano
nam   tailandés
nero   griego actual
nusc   vietnamita
paani   hindú
shouei   chino
su   turco
uji   albanés
uno-yacu   quechua
ura   vasco
van   noruego
vand   danés
vanduo   lituano
vatn   islandés
vatten   sueco
vesi   estoniano
vesi   finlandés
viz   húngaro
voda   ruso
wai   maorí
wasser   alemán
water   inglés
woda   polaco