Con el agua no se juega

Con el agua no se juega

Este concepto guía la nueva campaña de concientización que Aguas Cordobesas eligió para poner nuevamente en el centro de la escena, la importancia del agua como elemento esencial para la vida.

Un concepto que excede lo lúdico, que hace referencia al juego como derroche, pero que también pone en evidencia cómo hemos incorporado determinados hábitos cotidianos a nuestra vida, sin tener en cuenta la consecuencia que generan. “Con el agua no se juega”, es una invitación a repensar y modificar dichos hábitos para construir una verdadera cultura del cuidado del agua. Más solidaria, más comprometida con las próximas generaciones, donde tenemos la responsabilidad de dejarles un mundo mejor.

La nueva campaña refuerza en cada una de las piezas de comunicación este mensaje, al que todos pueden sumarse multiplicando su alcance, siendo protagonistas.

¿Dónde la podremos ver, escuchar y compartir?

En todas las redes sociales de la organización, en los principales medios y plataformas de comunicación de Córdoba.

¡Te invitamos a conocerla, buscarla en nuestras redes y compartirla con tus contactos!

Datos importantes

En la ciudad de Córdoba, el consumo diario de agua potable es en promedio de 350 litros por día por persona, ascendiendo incluso a picos de 420 litros en épocas de calor. Ambos valores se ubican muy por encima de lo recomendado por la Organización Mundial de la Salud (100 litros por día por persona) y se asemejan a lo registrado en aquellos lugares del mundo en que más se derrocha. Este es el caso de Norteamérica, donde cada habitante utiliza 382 litros por día, o bien de aquellas provincias que tiene otros recursos disponibles, como por ejemplo Santa Fe con 400 litros por día por persona.

Otras ciudades en el mundo, ubicadas en zonas climáticas similares, han trabajado y desarrollado conductas eficientes en el uso del agua. Por ejemplo, el consumo promedio de agua en España es de 149 litros por persona. En la ciudad de Barcelona, en particular, se consumen 132 litros; menos de la mitad de la media que se registra en la ciudad de Córdoba.

¿Cuáles son las actividades que generan grandes consumos?

  1. El recambio indiscriminado de agua en las piletas por falta de mantenimiento. Una pileta mediana (con medidas aproximadas de 2,70m x 1,60m x 0,65m), contiene unos 2.800 litros de agua, es la cantidad de agua que necesita una persona para cubrir sus necesidades cotidianas durante más de una semana. 
  2. Riego desmedido y sin control (dejar mangueras abiertas por horas y en horarios no recomendados).
  3. Pérdida en instalaciones internas domiciliarias: una pérdida puede derrochar entre 300 y 700 litros por día.

Hábitos cotidianos a reforzar para generar una cultura del cuidado:

  • Realizar duchas cortas, que no superen los 5 minutos, y evitar los baños de inmersión. 
  • Desagotar el inodoro. Cada vez que tiramos la cadena o apretamos el botón se utilizan entre 3 y 6 litros de agua. Se recomienda la implementación de botones duales que permiten regular la cantidad de agua según la necesidad.
  • Lavarse la cara, las manos y los dientes. Cerrar la canilla mientras realizamos estas actividades permite ahorrar hasta 10 litros de agua. 
  • Cocinar. En la limpieza y preparación de alimentos, como así también el lavado de platos, es importante observar cómo utilizamos el agua.  
  • Lavar la ropa. Cada lavado consume entre 40 y 60 litros de agua, por lo que es recomendable aprovechar la capacidad máxima del lavarropas.  

Sólo se trata de tomar conciencia y asumir que todo el recurso que derrochemos hoy, será un faltante en el futuro.